Desde hace unos días llevaba dándole vueltas a la cabeza. Pensando una foto que hacer y, después de mucho, se me ocurrió. Tenía que ser algo sencillo pero que me inspirara tranquilidad, algo que me satisficiera y quedara contento.

Y esa es la parte que más me gusta de la fotografía, pensar, darle vueltas a la cabeza, escribir los bocetos y empezar a colocar los elementos de la foto. Irlos moviendo, ver cómo va quedando, volver a mover los objetos, mejorar la luz. Asegurarme que todo esté perfecto.

No soy de los que les gusta usar demasiado el photoshop, quiero que de una foto, si puede ser, esté perfecta, no tener que realizar ningún montaje, y si tengo que hacer algo, que sea recortar para re-encuadrar, añadir/quitar algo de luz, un poco de contraste y poco más (quitar alguna pequeña mota de polvo o algo que no debiera estar ahí)

El caso es que esta vez no tuve tiempo ni de realizar boceto, más o menos tenía claro qué es lo que quería y a partir de ahí empecé a colocar las cosas encima de la mesa. Mientras, miraba a través de la cámara para ver cómo iba quedando. Mover, mover y mover.

Total que después de un par de horas organizando, moviendo, y lo que es peor, recogiendo, me puse a ver el resultado más que satisfactorio. Sólo recortar, subir un poco luces y ¡foto hecha!

Tea time de Carlos Rodríguez Muñoz en 500px.com

¿Qué te parece?

Facebook                                                                                                                 500px

 

Anuncios